martes, 7 de mayo de 2013

ÓRGANO VS GUITARRA


Este búho sueña con el día en que la guitarra sea definitivamente desterrada de las ceremonias litúrgicas. No debemos olvidar que la Liturgia es parte fundamental  del legado que su Santidad Benedicto XVI dejó a la Iglesia del siglo XXI. Desde el Papa Francisco hasta el último acólito de la más recóndita diócesis del mundo deben sentirse llamados a continuar y hacer fructificar este legado por el que el Papa Ratzinger oró, trabajó y sufrió. “No es temerario afirmar, decía en el 2007, que en una liturgia totalmente centrada en Dios, en los ritos y en los cantos, se ve una imagen de la eternidad” (Discurso a los monjes cistercienses de la abadía de Heiligenkreuz, 9-9-2007). Es necesario mantener viva la conciencia de que solo la Iglesia puede proporcionar a una humanidad, crecientemente amenazada por la vulgaridad, la admirable trascendencia de la belleza, del bien, de la verdad; en una palabra, de Dios. Y la liturgia es la instancia más visible y tangible para que el hombre común pueda apreciar esta sublime grandeza. Mientras más se asemejen los comportamientos litúrgicos –cánticos, posturas, vestimentas, instrumentos, etc.- a los de la simple vida profana, la liturgia se vuelve tanto más inútil e inoperante para elevar los espíritus a la región de lo eterno y celestial y, por tanto, para santificar. Desde esta perspectiva se entiende bien por qué el órgano está llamado a desterrar la guitarra del templo: “El órgano, desde siempre y con razón, se considera el rey de los instrumentos musicales, porque recoge todos los sonidos de la creación y –como se ha dicho hace poco- da resonancia a la plenitud de los sentimientos humanos, desde la alegría a la tristeza, desde la alabanza a la lamentación. Además, trascendiendo la esfera meramente humana, como toda música de calidad, remite a lo divino La gran variedad de los timbres del órgano, desde el piano hasta el fortísimo impetuoso, lo convierte en un instrumento superior a todos los demás. Es capaz de dar resonancia a todos los ámbitos de la existencia humana. Las múltiples posibilidades del órgano nos recuerdan, de algún modo, la inmensidad y la magnificencia de Dios” (Benedicto XVI, Discurso con ocasión de la bendición del nuevo órgano de la Alte Kapelle de Ratisbona 12.9.2006).

No hay comentarios:

Publicar un comentario