sábado, 11 de marzo de 2017

PERLAS DE LA FORMA EXTRAORDINARIA

Mientras las rúbricas de la forma ordinaria mandan incensar en silencio la oblata, la forma extraordinaria pone en labios del sacerdote esta hermosa invocación:

Incénsum istud a te benedíctum,
ascéndat ad te, Dómine:
et descéndat super nos misericórdia tua.


Suba hacia Ti, Señor,
este incienso que has bendecido;
y descienda sobre nosotros tu misericordia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada