viernes, 30 de noviembre de 2012

ANDRES, EL PRIMER LLAMADO

"...que el apóstol Andrés nos enseñe a seguir a Jesús con prontitud (cf. Mt 4, 20; Mc 1, 18), a hablar con entusiasmo de Él a aquellos con los que nos encontremos, y, sobre todo, a cultivar con Él una relación de auténtica familiaridad, conscientes de que solo en Él podemos encontrar el sentido último de nuestra vida y de nuestra muerte".
 
Benedicto XVI, Audiencia del miércoles 14 de junio de 2006

 
Según una antigua tradición, cuando San Andrés fue conducido al lugar de su martirio, viendo a lo lejos la cruz en la que sería colgado, pronunció con radiante gozo esta oración:
 
¡Oh cruz buena, que fuiste embellecida por los miembros del Señor; tantas veces deseada, solícitamente querida, buscada sin descanso y ardientemente preparada con el deseo! Recíbime de entre los hombres y llévame junto a mi Maestro, para que por tu medio me reciba Aquél que por ti me redimió.
 
Dos días, dice el viejo relato, permaneció Andrés colgado de la cruz, e incluso allí siguió predicando la fe de Jesucristo. Al fin entregó su alma a Dios y fue a reunirse con Aquél a quien había entregado su vida entera, un día ya lejano pero nunca olvidado, a orillas del mar de Tiberíades. En un mundo azotado de paganismo e incredulidad, tome el católico de hoy ejemplo y fuerza de los Apóstoles para predicar la fe de Jesucristo desde la cátedra de la Cruz.

jueves, 29 de noviembre de 2012

LAS TRES MARAVILLAS DE DIOS

                                                                   
La humanidad de Cristo, por estar unida a Dios; la bienaventuranza creada, por ser goce de Dios, y la Santísima Virgen, por ser madre de Dios, alcanzan del bien infinito que es Dios, una dignidad en cierto modo infinita; y  de esta parte, no puede hacerse otra cosa mejor que ellas, como no es posible que exista algo que sea mejor que Dios.    
  
Santo Tomás de Aquino, S. Th., I, q.25, a.6 ad 4
 





 









martes, 27 de noviembre de 2012

PROF. DE MATTEI: OTRA RADIOGRAFIA DEL CONCILIO


Este búho reproduce una interesante entrevista del Profesor Roberto De Mattei al periodista Luca Rolandi para Vatican Insider. El profesor De Mattei es un reconocido intelectual, docente e historiador italiano que viene de publicar un libro fascinante sobre el último Concilio: Il Concilio Vaticano II. Una storia mai scritta, Lindau 2011. (El Concilio Vaticano II. Una historia jamás escrita). Tanto en las palabras como en la pluma del Prof. de Mattei, no obstante la lógica diversidad de opiniones que sus tesis pueden suscitar, siempre late la pasión de un espíritu genuinamente católico que vibra con la Iglesia, su fe, su culto y su historia.
 
A cincuenta años de su apertura, ¿qué ha dejado en herencia el Concilio a la Iglesia de hoy? ¿Celebrar o vivir el Vaticano II?
La Iglesia de hoy vive uno de los momentos más difíciles de su historia, tanto que Benedicto XVI ha sentido la necesidad de establecer un Año de la Fe, para volver a proponer el mensaje perenne del Evangelio, no solo a la sociedad secularizada de occidente, sino a la misma Iglesia. Se trata de entender cuáles son las causas de esta crisis de la Iglesia y en qué medida están ligadas al Concilio Vaticano II. Yo creo que las raíces de la crisis religiosa y moral contemporánea ya preexistían al Concilio, pero en él han tenido sin duda un momento de inflamación. Bajo este aspecto el Concilio nos ha dejado una pesada herencia. Y llega la hora, me parece, de tomar conciencia del fracaso del método pastoral del Vaticano II.
Las interpretaciones históricas, las hermenéuticas, la ruptura, discontinuidad o reforma durante los largos tiempos de su recepción. ¿Alguna valoración de su parte?  
 
Existe el riesgo de perderse en discusiones inútiles. Benedicto XVI, en su discurso a la Curia Romana del 22 de diciembre del 2005, ha declarado que a la hermenéutica de la discontinuidad no se opone una hermenéutica de la continuidad simplemente, sino una hermenéutica de la reforma, cuya verdadera naturaleza consiste en un conjunto de continuidad y discontinuidad pero a niveles distintos. Todos aceptan la existencia de diversos niveles de continuidad y discontinuidad del Concilio Vaticano II en comparación a la Iglesia precedente. Se trata sin embargo de entender sobre qué planos se mueve. Yo sostengo que es importante distinguir el evento histórico de los documentos, y antes de leer y evaluar los documentos es necesario reconstruir la verdad histórica de aquello que ha sucedido en Roma entre 1962 y 1965. Alguno me podría acusar de utilizar el mismo método de la escuela de Bolonia, pero hay una diferencia de fondo. La escuela progresista de Bolonia transforma la historia en un locus theologicus, asignándole al historiador el rol del teólogo. Yo, por el contrario, afirmo la distinción de los papeles y creo que la interpretación de los textos no corresponde al historiador, sino al Magisterio de la Iglesia.
 
Un Concilio ecuménico, que fue la gran novedad que cambió el modo de ser de la Iglesia, especialmente para los que han vivido el Concilio y para la gente que solo han oído hablar del Vaticano II; cuándo los testimonios hayan desaparecido, ¿qué cosa permanecerá?
 
Estaría tentado de responder que permanecerán las ruinas. Las ruinas de los altares desbastados, de las iglesias despobladas, de los seminarios abandonados y sobre todo las ruinas de la deserción o bien del abandono de las trincheras donde la Iglesia antes del Concilio combatía el mundo para evangelizarlo. El nuevo método de la "mano tendida" no ha convertido el mundo, más bien lo ha hecho más agresivo. Los enemigos de la Iglesia, que siempre han existido y nunca faltarán, muestran en su relación con la Iglesia dialogante una intolerancia mucho mayor que aquella que los nutría contra la Iglesia “intransigente”. Cuando los testimonios hayan desaparecido, permanecerá la pregunta de fondo: ¿por qué ha ocurrido todo esto?  
 
Encuentro universal de la Iglesia, perspectiva pastoral, reconciliación con el mundo y la modernidad, respeto a la tradición adaptada a los signos de los tiempos. Conceptos expresados varias veces y que hoy muchos se esfuerzan por comprender.
 
El Concilio Vaticano II ha sido el primer Concilio de la Iglesia que se ha autoproclamado pastoral. Todos los otros veinte Concilios precedentes habían expresado en términos pastorales adecuados al mundo de su tiempo, los dogmas y cánones disciplinarios que habían promulgado. En el Vaticano II, el “aggiornamento” (puesta al día) elevó la “pastoralidad” a principio alternativo de la “dogmaticidad”. La dimensión pastoral, por sí misma accidental y secundaria respecto de la doctrinal, llega a ser en los hechos prioritaria, operando una revolución en el lenguaje y en la mentalidad. Pero expresarse en términos diversos a los del pasado, significa llevar a cabo una transformación más profunda de lo que parece. Según el padre John O´Malley, el Vaticano II fue sobretodo un “evento lingüístico”. La novedad lingüística según los progresistas era en realidad doctrinal, porque, para ellos, el modo de hablar y de obrar es la doctrina misma hecha praxis.

La vivencia de la Iglesia y el Concilio. Más que las disputas históricas y teológicas valen la experiencia de la comunidad, el testimonio de laicos y religioso, hombres que han aplicado el Concilio a su propia vida.
 
Muchos de los hombres que han aplicado el Concilio a sus vidas han abandonado la Iglesia. Pensemos, por ejemplo, en el ex-abad de San Pablo, Giovanni Franzoni, uno de los últimos Padres conciliares italianos que viven, y hasta ahora punto de referencia para la teología progresista. Franzoni se distingue como animador de la “comunidad de base” neo marxista de la abadía de San Pablo, ha tomado abiertamente posición favorable por el divorcio, ha adherido a la teología de la liberación en América Latina, se casó por el civil con una periodista japonesa. Otros protagonistas del Concilio, como Hans Küng, uno de los últimos y reconocidos teólogos “expertos” del Concilio, no se ha casado y permanece dentro de la Iglesia, celebrando regularmente la Misa, pero ya no profesa la fe católica. En cambio, allí donde se ha dado la espalda al método pastoral del Concilio y se ha llevado a cabo la experiencia de la Tradición, renace la fe, florecen las vocaciones religiosas y crecen numerosas y estables las familias. Esta es la vivencia de la Iglesia que yo conozco.
Luca Rolandi
Roma
2/11/2012
Traducción: El Búho escrutador

miércoles, 21 de noviembre de 2012

PRESENTACION DE LA VIRGEN

 
“No hubo, ni habrá jamás, criatura alguna que haya ofrecido a Dios sacrificio tan cabal y perfecto como el de María al presentarse en el templo a la edad de tres años, para ofrecer al Señor, no aromas ni becerrillos, ni talentos de oro, sino para consagrarse a la Majestad divina como perfecto holocausto y víctima perpetua de suave olor. Oyó la voz de Dios, que desde entonces la convidaba a gozar de las delicias de su amor con estas palabras: Levántate, apresúrate amiga mía y ven (Cant 2, 10)” San Alfonso María de Ligorio, Las glorias de María, Madrid 1977, p.369

martes, 20 de noviembre de 2012

SACERDOTES Y SEMINARISTAS TODOS: ¡A ESTUDIAR LATIN! EL PAPA LO QUIERE.



Una vez más, el Papa Benedicto XVI viene a recordarnos la importancia de la lengua latina en la vida de la Iglesia. Ahora, nada menos que con la creación de una Academia Pontificia llamada Latinidad, que tendrá como objetivo promover su estudio y su uso. Si hay algo que el Espíritu Santo se negó otorgar a los reformadores posconciliares fue el don de profecía, aunque a ellos les gustase presentarse como profetas de nuevos tiempos. Las anunciadas primaveras y los esperados vientos pentecostales nunca llegaron. En el campo litúrgico se nos vaticinó que, gracias al recambio del latín por las lenguas vernáculas, una nueva era de intensa y activa participación litúrgica haría su aparición. Nada de  esto ocurrió. La esperada participación derivó en desinterés y apatía generalizada por la apresurada desacralización del culto, en el que la supresión del latín jugó un rol decisivo. En cambio, sí me parecen auténticamente proféticas las palabras que escribiera, incluso antes del Concilio, el gran tomista francés Etienne Gilson: “El latín es la lengua de la Iglesia; el doloroso envilecimiento de la liturgia cristiana por obra de traducciones en lengua vulgar que sin cesar se vulgariza más, permite ver la necesidad de una lengua sagrada cuya misma inmovilidad proteja contra las depravaciones del gusto”. (El filósofo y la teología, Madrid 1962, p.22).
Enlace para leer el Motu Proprio del Papa en castellano: http://secretummeummihi.blogspot.com/2012/11/carta-apostolica-latina-lingua-de.html
 

sábado, 10 de noviembre de 2012

HURACAN MARIANO

 
Hasta las fuerzas desatadas de la naturaleza se detuvieron reverentes ante su Reina y Soberana. A ella rogamos por la víctimas de este vendaval.

domingo, 4 de noviembre de 2012

CRISTO Y SU VICARIO

Cristo y su Vicario en coloquio íntimo durante la procesión del Corpus 2012


Tal como hicieron Arón y Jur con Moisés, cuando en la cima del monte le ayudaron a sostener en alto sus brazos hasta alcanzar la plena victoria sobre los amalecitas (cf. Ex. 17, 8), así también todos los fieles debemos sostener al Papa con nuestra oración y sacrificio para que no desfallezca en su alto oficio de Sumo Pastor. Esta es la fuerza que hace invencible a la Iglesia Católica.